Subastas
Búsqueda de Subastas   
¿Qué es una subasta judicial?
Es el sistema más generalizado de realizar (es decir, de hacer líquidos o convertir en dinero) bienes hipotecados, dados en prenda o embargados, de personas o entidades que han incumplido sus operaciones de crédito, y consiste en una venta pública de tales bienes cuyo precio se fija mediante licitación o puja de quien, libremente, concurre a este acto ante el Juzgado.

Cuando una operación de crédito no es atendida voluntariamente por el obligado a ello, la ley faculta al acreedor para que pueda acudir a los Tribunales de Justicia y reclamarla judicialmente, a fin de obtener con la realización de sus bienes, mediante subasta judicial la recuperación del crédito reclamado.


¿Qué se pretende?
El Santander pretende dar a conocer la relación de los bienes que en los procedimientos judiciales seguidos a su instancia van a ser objeto de subasta judicial, informando del precio por el que, en caso de que se los adjudique, está dispuesto a ceder sus derechos sobre dichos bienes.

La inclusión de esta información se efectúa desde el momento en que el Banco conoce la fecha señalada por el Juzgado para la celebración de la subasta.


¿A quién se dirige?
Con carácter general, a cualquier persona física o jurídica interesada en la búsqueda y adquisición, en condiciones ventajosas de mercado, de todo tipo de bienes muebles o inmuebles, que vayan a ser objeto de subasta.

Con carácter particular, a inversores privados o institucionales interesados en invertir, en condiciones ventajosas de mercado, en bienes de distinta naturaleza.


¿De dónde proceden los bienes que se subastan?
Los bienes objeto de las subastas judiciales promovidas por el Santander o han sido previamente hipotecados o pignorados a favor del Banco en garantía de sus créditos, o bien son los embargados al cliente en el curso del procedimiento de reclamación.


Aspectos técnicos a tener en cuenta en las subastas judiciales
El 8 de enero de 2001 ha entrado en vigor la Nueva Ley de Enjuiciamiento Civil, lo que ha provocado que en materia de subastas judiciales se hayan producido ciertas modificaciones. No obstante, y durante algún tiempo nos encontraremos con subastas señaladas al amparo de la anterior regulación legal, y subastas que empiecen a señalarse de acuerdo con la Nueva Ley. A continuación se establecen las diferencias entre una y otra regulación sobre determinados aspectos:

ANTIGUA L.E.C. NUEVA L.E.C.
Tres subastas Una subasta
Lugar, fecha y hora de celebración Lugar, fecha y hora de celebración
Tipo: es la valoración asignada a cada bien objeto de subasta, que coincide con la señalada al constituirse la garantía, o con la tasación efectuada por perito judicial, en el caso de que se trate de bien embargado. Valor de salida: el resultante de deducir al valor de tasación (pactado en la escritura o pericial, según los casos) el montante de las cargas previas que consten en el Registro a aquélla que se está ejecutando.
Valor tasación: el fijado en la escritura de hipoteca o el pericial, según la clase de procedimiento Valor tasación: no sufre modificación
Cargas previas: las que resulten de la certificación de cargas librada por el Registro, correspondientes a las inscripciones o anotaciones anteriores a la carga objeto de ejecución Cargas previas: no sufre modificación



El Santander informa en todo caso, a través de este servicio, de cuál será el importe mínimo por el que está dispuesto a ceder sus derechos sobre los bienes objeto de subasta, independientemente del tipo (antigua Ley) o del valor de salida (nueva Ley), si llegare a adjudicarse los bienes.

El título de propiedad inscribible en el Registro de la Propiedad será el testimonio del auto de adjudicación emitido por el Juzgado donde se ha tramitado el procedimiento

Por lo expuesto, y en orden a una información más completa sobre el procedimiento judicial y otros datos de interés, es imprescindible contactar con el Letrado Director del procedimiento o con el Gestor de Recuperaciones que tutele el asunto.


Advertencias
Las subastas se celebrarán en las fechas indicadas en el Edicto, salvo que se suspenda por resolución judicial.

Para tomar parte en las subastas es indispensable depositar una fianza en el establecimiento bancario designado al efecto, por importe igual al 20% del valor que sirve de tipo para la subasta (antigua Ley), o del 30% del valor de salida (nueva Ley).

Es importante destacar que los bienes que se incluyen en esta relación no son propiedad del Banco y, por tanto, no se puede proceder a la venta directa de los mismos. No obstante, el Banco sí puede ceder (vender) el crédito garantizado por dichos bienes antes de la celebración de la subasta, y para el caso de que fuera el propio Banco el mejor postor, puede ceder el remate de los bienes a un tercero.

Al no ser propietario el Banco de los bienes subastados, no se hace cargo de la situación física, jurídica o urbanística de los mismos, ni de las cargas o gravámenes que recaigan sobre los bienes, que deberán ser comprobados por los interesados en acudir a la subasta, ni que la información que en estas páginas se facilita sea garantizada por el Banco.

Las disposiciones legales sobre subastas judiciales se contienen en la Ley de Enjuiciamiento Civil (1881), Ley y Reglamento Hipotecarios, para aquellas que se señalen con arreglo a la anterior regulación, y L.E.C. 1/2000, para las que se vayan a celebrar con arreglo a la nueva legislación.


Gastos que comporta la adjudicación

Además del precio del remate:
Impuesto de Transmisiones Patrimoniales: 7% del precio del remate aprobado por el Juzgado que haya tramitado el procedimiento.

Gastos de Registro: los inherentes a la inscripción registral del auto de adjudicación y, en su caso, el mandamiento de cancelación de cargas.

Significado de determinados conceptos:

Licitador: Aquel que ofrece un precio por un bien en subasta.
Puja: Precio ofrecido por el bien que se subasta.
Remate: Adjudicación del bien en subastas a la mejor puja.
Tipo : (antigua Ley) Valor por el que el bien sale a subasta.
Valor de salida: (nueva Ley) Valor por el que el bien sale a subasta una vez deducidas las cargas registrales anteriores.
Tasación: Valor por el que está tasado el bien objeto de subasta, que será el fijado en la escritura de hipoteca o el pericial, según la clase de procedimiento judicial.
Precio de cesión: Importe por el que si el bien se lo llega a adjudicar el Banco, cedería sus derechos.


En cualquier caso, el Letrado Director del procedimiento o el Gestor que tutele el asunto informará a los interesados de la situación legal y condiciones eventualmente conocidas por el Banco sobre el bien en cuestión.

Los datos de localización, nombres del Letrado y Gestor figuran en la pantalla informativa de cada bien objeto de subasta.

- Subir -
Imprimir