SANTANDER CENTRAL HISPANO. PRÉSTAMOS Y CRÉDITOS BANCARIOS
 
MÓDULO II. PRÉSTAMOS Y CRÉDITOS BANCARIOS: CONCEPTOS
 
Apartados

 
Qué es un préstamo

Según el artículo 1.740 del Código Civil, "Por el contrato de préstamo, una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo. El comodato es esencialmente gratuito. El simple préstamo puede ser gratuito o con pacto de pagar interés."

Los préstamos bancarios no son comodatos sino simples préstamos, es decir, meras entregas de dinero.

El que recibe el dinero adquiere la propiedad del mismo (art. 1.753 CC), estando obligado a devolver al acreedor (en nuestro caso una Entidad Financiera) otro tanto de la misma especie y calidad, pagándose intereses si así se ha establecido (art. 1.755 CC).

Al intervenir una Entidad Financiera estamos ante un préstamo mercantil, sometido por tanto a la normativa mercantil, en concreto la bancaria. Por tanto, podemos decir que el préstamo es el contrato por el que una Entidad Financiera entrega a una persona física o jurídica dinero u otra cosa fungible con la condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad.

El contrato de préstamo normalmente se formaliza en póliza con intervención de Fedatario Público, aunque dependiendo de su cuantía y otras peculiaridades, también en escritura pública ante notario.

 Las garantías que se exigen son las siguientes:

La personal, solidaria, subsidiaria o mancomunada respecto al cliente. Esto significa que el cliente responde con todos sus bienes presentes y futuros del pago de la deuda que ha asumido con la Entidad Financiera. 

- Si hay varios clientes que hayan firmado el contrato, o hayan aparecido como fiadores o avalistas, todos ellos responden del pago de la deuda. 

- Si responden de forma solidaria, significa que el banco puede reclamar a cualquiera de ellos el pago de la totalidad de la deuda. 

- Si es subsidiaria, primero irá contra el deudor principal y luego contra los avalistas o fiadores en el caso de que no logre cobrar del cliente principal. 

- Si es mancomunada significa que tanto el deudor principal como los avalistas o fiadores responden según cuotas.

 

Qué es un crédito

El contrato de crédito es un contrato por el cual la Entidad Financiera se compromete a proporcionar al cliente fondos hasta una cierta cuantía o límite, en diversas formas, percibiendo por permitir tal disponibilidad de fondos una comisión, así como unos intereses que se girarán de acuerdo con las condiciones pactadas por la Entidad Financiera y el cliente, por todos y cada uno de los días en que el cliente adeude una suma de dinero y en función de las cantidades dispuestas en cada momento. 

A partir de la firma del contrato, el banco queda comprometido a hacer efectivas las órdenes del cliente que dentro del espacio de tiempo convenido y hasta el límite total de disposición pactado. Por ello el cliente retribuirá al banco con las comisiones que hayan pactado y los intereses por las cantidades dispuestas hasta el final del reembolso.

El crédito bancario (en términos más estrictos, apertura de crédito en cuenta corriente), es un contrato por el cual la Entidad Financiera pone a disposición del cliente cierta cantidad de dinero, el cual deberá de devolver con intereses y sumándole una comisión según los plazos pactados

En la práctica, es algo más que una cantidad de dinero de la que el cliente puede disponer a lo largo del tiempo, pagando intereses y comisiones por el dinero efectivamente retirado de la cuenta. En efecto, la apertura de crédito en cuenta corriente puede implicar:

  • Entrega de dinero en efectivo al cliente

     

  • Pagar a terceros en nombre del cliente (pago de facturas, deudas, etc.).

     

  • Pagar cheques contra la cuenta corriente.

     

  • Otorgar al cliente la prórroga de una deuda vencida.

     

  • Descontar letras de cambios presentadas por el cliente, facilitar al cliente o al tercero que éste le indique una carta de crédito, y constituir fianzas por el cliente, en forma de depósitos de garantía o mediante avales, son operaciones que se pueden canalizar a través de estas cuentas, donde se anotarán los apuntes que originen de igual forma que en una cuenta sin límite de crédito.

 

¿Para qué se utilizan?

Son normalmente utilizados para la obtención de financiación ajena, en momentos en los que no se dispone de un importe en su totalidad.

 

RECUERDA

Por el contrato de crédito la Entidad Financiera proporciona fondos hasta una cierta cuantía o límite, percibiendo una comisión y unos intereses.

 

Atrás Siguiente Índice Subir