SANTANDER CENTRAL HISPANO. USUARIOS DE BANCA. CUENTAS Y LIBRETAS.
 
MÓDULO II. LAS CUENTAS CORRIENTES Y LIBRETAS DE AHORRO. CONCEPTOS

Apartados

El Código de Comercio regula el contrato de Cuenta Corriente bancaria en el Libro II, Título 12, Capítulo 2. En los siguientes apartados veremos:
 
¿Qué son las Cuentas Corrientes y las Libretas de Ahorro?

Según Sánchez Calero la cuenta corriente bancaria es un contrato por el cual se efectúa un soporte contable, que registra las diversas operaciones que se realizan entre una entidad de crédito y sus clientes, que genera unas obligaciones entre las partes contratantes, lo que permite su calificación como bilateral.

 Según Sánchez Miguel las notas características del contrato de cuenta corriente son las siguientes:

1.      La prestación determinante de la cuenta es el servicio de caja. El servicio de caja es la realización de cobros y pagos por la Entidad Financiera por orden del cliente.

2.      Las obligaciones derivadas del ejercicio de este servicio se concretan en la información periódica al cliente, y en el secreto bancario.

3.      La compensación de créditos y deudas, o dicho en términos contables, entre las partidas del debe y el haber, se realiza de forma automáticamente en cada operación.

4.     El cliente dispone en cualquier momento de las sumas a su favor, que se desprenden de los saldos que se efectúan de cada anotación contable.

Podemos definir el contrato de Cuenta Corriente Bancaria como aquel en el que una Entidad Financiera, mediante un soporte contable, queda obligada a cumplir con las órdenes de pago de su cliente, con el límite de saldo disponible o crédito que se haya establecido en las condiciones del contrato. El cliente ingresa dinero en una cuenta y va disponiendo de él a través de los medios de pago que le facilita la Entidad Financiera en que se halla la cuenta.

Las Libretas de Ahorro son esencialmente lo mismo, aunque su destino es el ahorro, y se diferencian de la Cuenta Corriente principalmente en el soporte físico, que aquí queda materializado mediante una libreta de anotaciones.

Por su naturaleza contractual (es necesario un contrato), bilateral (hay dos partes, una de ellas Entidad Financiera) y onerosa (el objetivo es conseguir una contraprestación económica), la Cuenta Corriente Bancaria no lleva en principio ninguna obligación de financiación. Es decir, la Entidad Financiera no le presta dinero al cliente, sólo gestiona los fondos que el cliente ingresa, cumple con las órdenes de pago de éste y con el deber de información periódica.

  subir 

 
Diferencias entre ambos productos bancarios
 
  • Las Libretas de Ahorro tienen como soporte físico una libreta de anotaciones. Las Cuentas Corrientes tienen como instrumento de soporte informativo el extracto, que será emitido de forma periódica por la Entidad Financiera.
  • Las Cuentas Corrientes llevan asociadas el uso del cheque como instrumento de pago.
  • Las Libretas de Ahorro suelen llevar aparejados unos gastos inferiores a las Cuentas Corrientes, ya que estas últimas tienen los servicios de envío de extractos y uso de cheques que representan un valor añadido.
 
Atrás Siguiente Índice Subir